Hazte socio

Un proyecto sustentable desde el emprendimiento y la academia – Nayaret Espina, Fundadora de AutoMaster Chile

Jueves 29 de diciembre de 2016

La actual situación económica del país ha generado un aumento considerable en el autoempleo. En efecto, la Encuesta de Microempredimiento (EME), del Ministerio de Economía, caracteriza a los emprendedores del país y da a conocer que éstos principalmente son hombres (62,0%), tienen en promedio 50,8 años, son jefes de hogar (64,4%) y cuentan con educación básica (27,5%) o media (42,3%).

En la misma encuesta, se puede ver que las utilidades promedio de los emprendedores están en el rango de $375.001 y $450.000, en tanto, para las emprendedoras el rango es entre $225.001 y $375.000. Por otro lado, un 50,1% declara haber iniciado actividades ante el SII un requisito básico de formalidad, el restante 49,9% son informales.

Más preocupante es la información de la EME, que arroja que un 24,9% de los emprendedores (exceptuando comerciantes) cuenta con un cliente que concentra el 50% o más de las ventas. Además, uno de los motivos más relevantes que impide el crecimiento de la organización es la falta de financiamiento (27% de menciones); seguida por la falta de clientes, (26%). Por su parte, en cuanto a uso de Tecnologías de Información, un 55,9% de los emprendedores no cuenta con computador, notebook, Tablet o Smartphone para funcionar y sólo un 40,6% utiliza internet para su negocio.

Al observar los datos de la EME, se deduce fácilmente las desventajas que tienen los emprendedores frente a las grandes empresas. Esta desventaja, podría considerarse como uno de los elementos centrales que generan la concentración de riqueza, y por ende, altos índices de desigualdad que a la larga se transforman en elementos estructurales del modelo económico actual.

Sobre la situación y problemáticas identificadas en la EME una de las respuestas más básicas para aumentar el poder de negociación de los emprendedores viene de la mano de la innovación, pero, lamentablemente, la falta de integración de las microempresas, relega la innovación a soluciones de corto plazo y sin una visión sustentable (visión que sí pueden tener las grandes empresas, que no adolecen de las problemáticas planteadas en la EME).

El diagnostico planteado no es nuevo y es así como diferentes instituciones (académicas y empresariales) han intentado dar solución por medio de alianzas, que en gran medida buscan generar proyectos para el mejoramiento individual de las organizaciones, en desmedro de la configuración de redes de trabajo compartido que transparente el flujo de información para ajustar la demanda a la oferta, como el abastecimiento a la demanda, que en definitiva facilita la toma de decisiones estratégicas para optar a una mayor eficiencia y efectividad operacional.

El problema, incluso va más allá de la configuración de redes de trabajo. El problema real está en el foco del trabajo, es decir, hacía dónde están orientados los esfuerzos que se realizan dentro de las organizaciones, sean académicas, empresariales, públicas o privadas.

De esta manera, se visualiza que la innovación debe estar orientada hacía un enfoque sustentable, donde los emprendimientos puedan ser considerados nuevos negocios sustentables, con capacidades de internacionalización, y alineadas a las problemáticas no solo del país, sino del mundo, pero, la EME, arroja la imposibilidad a corto plazo de que los emprendimientos (considerando también PYMES), tengan la capacidad de dar foco a la sustentabilidad.

Es así como el equipo de AutoMaster Chile toma en consideración todas estas variables y análisis y propone un modelo colaborativo que se plasma en una red de clientes y proveedores, que, mediante la cadena de abastecimiento sustentable, encadena a cada uno de los eslabones, y propone como desafío la generación de nuevos profesionales para la sustentabilidad, con el fin de aumentar el poder de negociación de las microempresas y Pymes.

Para cumplir el desafío de generar nuevos profesionales para la sustentabilidad, capaces de aumentar el poder de negociación de la microempresas y Pymes, como también, cambiar el paradigma tradicional de la innovación a un paradigma enfocado en la sustentabilidad (que equilibre economía, medio ambiente, y sociedad, y donde la innovación se naturalice), se plantea el desafío de trabajar con una institución académica que potencie el emprendimiento, pero que a la vez considere la sustentabilidad como un eje central.

Bajo ese desafío Inacap Santiago Sur, abre sus puertas y acepta la invitación a participar de la Red AutoMaster Chile mediante un modelo ágil de trabajo, que considere iniciativas mancomunadas de los académicos, profesionales de AutoMaster Chile, proveedores, clientes, y sobre todo de los estudiantes, donde estos últimos son los llamados a generar cambios sustanciales en el emprendimiento nacional, siempre desde la sustentabilidad, y buscando cerrar las brechas de desigualdad en las capacidades de trabajo, poder de negociación, profesionalización, e innovación con enfoque sustentable.

Al tener este tipo de profesional la posibilidad de expandir los negocios, adquirir nuevos clientes y derribar barreras de internacionalización, aumenta en gran manera; a diferencia de una organización que no posea un profesional que trabaje desde un enfoque sustentable.

Finalmente, los beneficios del modelo planteado por AutoMaster Chile, se relacionan con la posibilidad de realizar investigación aplicada hacía la integración de organizaciones emprendedoras, aumentar las posibilidades de empleabilidad de los profesionales Inacap, pero sobre todo, de cerrar las brechas de desigualdad de forma transversal, y poner de manifiesto la necesidad imperiosa de avanzar hacia un modelo económico y social basado en el desarrollo sustentable, que sea capaz de disminuir el agotamiento de recursos naturales, aumentar el desarrollo de tecnología aplicada, que cuide las buenas relaciones laborales, genere nuevas fuentes de trabajo, y busque un mejor vivir para las personas, no mañana, ni pasado, sino desde hoy.