Hazte socio

Bienvenidos al juego de la innovación – Alejandra Mustakis, Presidenta Asech

Fuente El Mercurio

Lunes 7 de agosto de 2017

Hoy no hay tiempo para dudas. Es innovar o morir. Si no, tarde o temprano, otra empresa o emprendimiento superará a la tuya, sencillamente porque es más dinámica y ágil. Negocios que no se enamoraron de su core, sino que de su propósito, y están dispuestos a darse el tiempo y espacio para cuestionarse todo y anticiparse a los tiempos.

La innovación, y el dejar emprender en ideas disruptivas a los talentos dentro de la organización, tiene que ver con un cambio cultural empresarial. Tiene que ver con un quiebre en la manera de pensar, realizar y ejecutar las cosas. El paradigma de “si funciona entonces no lo cambies”, queda completamente obsoleto si se quiere innovar. En definitiva, ese pensamiento es la derrota a largo plazo, y para un mundo que empieza a poblarse de emprendedores llenos de talento, sólo generará resistencia a la cultura de los negocios.

Las empresas innovadoras son las que rutinariamente, día a día, se hacen la pregunta de cómo mejorar y se dan el tiempo para solucionar problemáticas. Honestamente y de forma cruda se dedican a cultivar la pregunta, y se la hacen constantemente y de manera sistemática, de cómo pueden hacer las cosas mejor: un proceso, atender a un cliente, mejorar la cadena de valor, el producto, la empresa o ser sustentables, entre otras varias más.

Esto no quiere decir que muchas increíbles empresas, sobre todo chilenas, no hayan evolucionado en el tiempo. No es que estemos estancados en un agujero negro. Lo hacen, pero en una lógica diferente. Entran en el formato de mejora continua, que son cambios incrementales que, si las miramos posteriormente en retrospectiva, claramente son transformaciones culturales fuertes o de productos mejores.

Pero no hablamos de eso. Hablamos de poner recursos en equipos que se dediquen a desarrollar, perseguir y testear ideas realmente disruptivas dentro de la organización, sin pedir retorno de resultados. ¿Cuántas empresas hay que implementen eso y que no sea sólo una declaración de intereses?

Las empresas del futuro, o mejor dicho las empresas de hoy, deben ser altamente moldeables y con una gran capacidad para adaptarse a las necesidades de sus clientes que, además, gracias a la tecnología están en una dinámica de constante comunicación. Su foco debe estar puesto en crear valor para sus clientes y ponerlos en el centro de su modelo operativo y no al final de la cadena, como ha sido hasta ahora.

Es más, los negocios que promueven la innovación permiten a la organización encajar esto en su trabajo diario. Así, las personas emprendedoras pueden liderar proyectos de innovación. El sistema de Management Creativo debe convivir con la gestión diaria de la empresa que, finalmente, es la que permite obtener los resultados de la empresa. Por tanto, deben convivir la eficiencia con la creatividad aplicada a la innovación.

La innovación no está pensada para personas o empresas conformistas. Mucho menos para las que se quedan ancladas en el tiempo. La innovación queda reservada para quienes se muestran dispuestos a arriesgar y a emprender, a través de las ideas y los grandes cambios. Sin embargo, el hecho de innovar no se reduce a sólo crear cosas nuevas, sino que a reinventarse, a revolucionar con nuevas ideas que supongan nuevas ventajas y soluciones, o convertirse en el aspecto diferenciador de cualquier empresa.

Tomen esto como una invitación, háganla suya, háganla real y bienvenidos al juego de la innovación.