Hazte socio

ENTREVISTA A HERIBERTO OYARZO, PODA Y TALA DE ÁRBOLES PELIGROSOS

Cuando vivía en el sur de Chile, Heriberto Oyarzo junto a un amigo necesitaban ganar más dinero, por lo que decidieron hacerlo de una manera poco usual. Bajo el sistema canadiense “Taquis”, que se basa en ponerle fierros a la suela de los zapatos, ambos comenzaron a escalar árboles. Hoy Heriberto trepa, poda, mantiene y tala árboles gigantes y peligrosos en la Región Metropolitana. Además, con esas maderas fabrica muebles rústicos.

Lunes 20 de noviembre de 2017

Explícame ¿de qué se trata tu emprendimiento

Mi emprendimiento es poco común en la Región Metropolitana: podo y talo árboles gigantes y peligrosos. Con las maderas taladas, fabrico muebles rústicos como bancos, mesones, sillas, closets, arrimos, repisas para apoyar vasos y artesanías. Trabajamos en el rubro forestal, en ciudad o parcelas, con árboles secos o con peligro de caída. También limpiamos palmeras y nos orientamos hacia el cliente.

 ¿Cómo se te ocurrió, qué necesidad viste?

Esto se me ocurrió hace 5 años, a raíz de mi experiencia en el sur de Chile. Junto a un amigo necesitábamos trabajar y decidimos trepar árboles gigantes con un sistema canadiense llamado Taquis, que se basa en escalar con fierros o clavos en los zapatos. De esta forma, podíamos ayudar y orientar e los clientes en la mantención de sus árboles, junto con preocuparnos de una poda adecuada y constante.

¿Crees que has cumplido tus metas?

Algunas sí. Puedo decir que tengo una cartera contante de clientes, ya sea en condominios, empresas, hogares y constructoras. Sin embargo, me falta mucho por posicionarme, sobre todo en los municipios. Además, el hecho de no contar con una página web propia complica mis posibilidades de conseguir más clientes.

¿Cómo ha sido la recepción?

¡La impresión de los clientes ha sido muy buena! Valorizan mucho mi trabajo y se impresionan con la técnica o forma de trabajo. Además, los muebles son muy llamativos porque es una manera muy útil de reciclar madera. 

¿Cuál crees que es el mayor valor que entregas?

El mayor valor es la forma en la que llevo a cabo mi emprendimiento. Trabajo con profesionalismo y entrego confianza.

¿Qué ha sido lo más difícil?

Que los clientes confíen en nuestro trabajo y que somos una buena opción a la hora de podar los árboles. Lo segundo más difícil, ha sido posicionarme en el mercado, sobre todo cuando no se tiene una página web.

¿Tienes nuevos desafíos con respecto a este emprendimiento?

Sí, desafíos siempre hay. Queremos posicionarnos cada día más en lo que hacemos, con el fin de ser la mejor opción en cuanto a la poda de árboles y la construcción de muebles con esa madera.