Hazte socio

Entrevista a Maisa Giarrizzo, Fundadora de Pinceladas de Bodas

Martes 28 de junio de 2016

Luego de trabajar por 8 años en un Resort del Caribe, a cargo del Departamento de Bodas, esta emprendedora detectó la oportunidad de impulsar un innovador proyecto enfocado en realizar bodas únicas para las parejas, abarcando sus historias personales, y diseñadas con un formato y contenido pensado especialmente para que vivan una experiencia inolvidable.  Así fue como Maisa Giarrizzo fundó Pinceladas de Bodas una empresa cuyos servicios van ganando cada día más adeptos. Conoce más sobre la historia de este emprendimiento en esta entrevista. 

Explícame ¿de qué se trata tu emprendimiento?

Nuestro emprendimiento está enfocado en  parejas que buscan una alternativa novedosa para casarse, o bien no tienen una creencia religiosa o una tradición espiritual. Para ellos, diseñamos ceremonias laicas, en las que abarcamos la historia personal de los novios. Así, a través de un libreto personalizado, contamos su historia de amor, junto a anécdotas para romper el hielo; rituales o símbolos que deseen incorporar; votos – que son las promesas que se realizan para toda la vid-, y el intercambio de anillos con el famoso “SI quiero”.

Nuestro objetivo entregar una ceremonia que sea el fiel reflejo de lo que quienes contratan el servicio buscan como personas y como pareja. Para ello, personalizamos cada detalle, abarcando todos los que factores que influyen en la ceremonia: sus personalidades; sus creencias religiosas; el momento del día en el que se casan; y el número de invitados, entre otros.

Lo central es que ofrecemos un servicio que moviliza emociones, por lo que transmitimos en cada párrafo esa impronta, con tonos diferentes, con humor distinto, pero sin perder el formato de ceremonia. El éxito es cuando logramos que tanto la pareja como su familia y amigos se impresionen en todo sentido por la ceremonia.

 

¿Cómo se te ocurrió, qué necesidad viste?

Trabajé durante 8 años en un Resort del Caribe, en el que tenía a cargo el Departamento de Bodas, donde debíamos gestionar y coordinar en temporada alta 70 matrimonios al mes,  muchos de ellos a través de una ceremonia simbólica. Al regresar a Argentina, charlando con una amiga de la infancia, me comentó que en Buenos Aires estas ceremonias laicas ya estaban comenzando a ser una tendencia en crecimiento. Fue por ello que  creamos un emprendimiento de Ceremonias Simbólicas, pensado para todas aquellas parejas que buscan darle un toque de personalidad a su ceremonia, o bien por las parejas que no pueden volver a casarse por su culto, porque la religión no les permite o simplemente para quienes tienen un sueño de cómo casarse y desean concretarlo.

Luego de unos años, por motivos personales, nos mudamos con mi familia a Santiago de Chile. Ya antes de llegar a Chile,  había armado la página web, por lo que al llegar aquí ya me estaban contactando. Fue a partir de ese momento cuando me di cuenta que “la idea” era viable en Chile y comencé poco a poco a construir lo que es hoy Ceremonias con Pinceladas.

 

¿Crees que has cumplido tus metas?

Las metas siempre existen, y uno las puede tener a corto, mediano y largo plazo. Estoy convencida de que mi mayor reto fue introducir este estilo de ceremonias laicas en una sociedad tradicional y conservadora. ¡Y hoy lo hemos logrado!!

Muchas veces, cuando charlo en las entrevistas con los novios, me sonrío al contarles que el primer año representó una gran dificultad el hecho de sólo pronunciar “ceremonias laicas”, ya que todo el mundo nos preguntaba qué significaba eso. Sin embargo, ya en el segundo año teníamos parejas que nos elegían porque el servicio civil no tenía disponibilidad para ir al lugar de la celebración, y otros pocos, porque buscaban justamente lo que nosotros ofrecíamos. Ya en el tercer año tuvimos un crecimiento enorme, con una gran cantidad de parejas que ya nos comentaban que buscaban un tipo de ceremonias como la nuestra; una ceremonia que los represente. Este año en tanto, lo podríamos llamar exitoso, ya que la producción de los meses que llevamos del 2016 se ha triplicado en comparación con los meses del 2015. Ahora las parejas vienen por referencia, por boca a boca, porque nos vio en otras ceremonias o porque quieren una ceremonia personalizada y diseñada para ellos.

Es difícil decir si alcancé ya mi meta, porque siempre voy teniendo nuevas, como la expansión a otras unidades de negocio que estén relacionadas a lo que nos dedicamos hoy.

 

¿Cómo ha sido la recepción?

Mi experiencia me ha mostrado que estamos en un país en el que por costumbre antes sólo se concebía casarse por la religión o bien por la ceremonia civil. A esto se sumaba la existencia de algunas ceremonias alternativas, pero no existía una cultura de ceremonias laicas.

A raíz de esto, la introducción ha sido compleja, ya que nos desempeñamos en un mercado que es muy estructurado, y que quizás desconoce que hay otras alternativas de hacer una ceremonia bonita y novedosa que pueda llegar a ser también representativa, y en la que los novios se identifiquen. Por lo general, la ceremonia civil se desarrolla con un acto simple, mientras que en la religiosa ocurre que muchas veces no todas las parejas son religiosas.  En cambio, nuestras ceremonias están llenas de emociones, y que están diseñadas para que cada pareja y su entorno la recuerden siempre.

 

¿Cuál crees que es el mayor valor que entregas?

Creo que el mayor valor de nuestro servicio se traduce en el libreto que guía la ceremonia. En él incluimos la historia personal de cada pareja. Se redacta cómo se conocieron, cómo fueron esos primeros encuentros y se le incluyen anécdotas suyas y de sus amigos, resultando así  una ceremonia más interactiva. Las nuestras son ceremonias poco convencionales, ya que en en el matrimonio civil se les casa de manera legal, donde el oficial les dice los artículos correspondientes, pregunta si alguien se opone, si están de acuerdo y quizás dice algunas palabras sobre amor o pareja. Una ceremonia religiosa generalmente es con otras parejas, donde quizás el cura los conozca pero por el volumen de matrimonios que atienden, les es imposible tener el tiempo necesario para armar para cada novio un relato personalizado con su historia, incluyéndoles vivencias simpáticas que ayuden a hacer más ameno y cercano el momento. Hoy las parejas buscan identificarse con su ceremonia y que sea diseñada para ellos y no una más del montón, o que sea una ceremonia que se la hacen para todos. Las parejas hoy quieren algo más único y ahí estamos nosotras para crear y materializar ese momento que cada pareja sueña. Si lo pueden soñar lo pueden hacer realidad ¡Ese es nuestro lema!

 

¿Qué ha sido lo más difícil?

Nuestro concepto es bien novedoso e innovador, y en el primer año fue bien difícil que se entienda el concepto. Por ello nos abocamos a difundir lo que significaba que una ceremonia fuera laica o simbólica. Consideramos que existía un desconocimiento a comprender que existe una forma distinta para casarse a las tradicionales.

Por eso apuntamos a mucho marketing de lo que hacemos, notas en blogs o webs de matrimonios, y mucha acción comercial puerta a puerta a centros de eventos o wedding planners

Los clientes actuales valoran el servicio y envían comentarios hermosos post boda, lo que honestamente como emprendedoras nos llegan al corazón.

 

¿Tienes nuevos desafíos con respecto a este emprendimiento? 

Por supuesto. Estamos evaluando varias alternativas, como detalles o accesorios viables para las ceremonias, pero no apuntamos a un matrimonio completo, sino a especializarnos sólo en ceremonias y todo lo que ellas requieren. A nosotros nos gustan los nuevos retos, como por ejemplo, hacer ceremonias en diferentes idiomas (francés, inglés, portugués e italiano). Por eso nos especializamos en un área y buscamos enfocarnos en desarrollarla.

Somos empresa desde este año 2016 y nuestro equipo de trabajo ha ido aumentando en función del volumen de ceremonias por fin de semana a la misma hora y día. Hoy somos un equipo de 4 “Ceremony Planners, y como creadora de Ceremonias con Pinceladas siento que hay que atreverse y sacrificarse por lograr los objetivos, y claro que al principio es difícil, ¡pero si se tiene perseverancia todo se va logrando!

Conoce más sobre este emprendimiento en su página web: www.pinceladasdebodas.com